cogollos de cáñamo

Los cogollos de cáñamo son esa parte de la planta que muchos disfrutan fumando y que le ha dado la vuelta al mundo por su consumo. Tanto así, que en países como Holanda o Suiza, se han decidido a legalizar totalmente este producto. Pero ya que estás aquí, ¿Cuanto sabes de la marihuana CBD? 

Mostrando todos los resultados 12

Échate una pasada y sigue leyendo, si lo lees hasta el final y nos indicas cuantas veces mencionamos la palabra “Marihuana” en el post, te regalaremos una moonrock (cogollo recubierto de polen y hachís) en tu siguiente pedido CBD. Al final de la pagina tendrás el formulario donde puedes indicar el número de veces que se repite esta palabra y si aciertas te llevarás este regalo.

Pero empecemos por lo básico ¿Qué son los cogollos de cáñamo?

La planta del cáñamo es una especie que forma parte del grupo de las cannabáceas, y su origen etimológico proviene del latín “cannabum; que es donde procede el término Cannabis. Por lo tanto, su flor o cogollo (que es la parte que nos interesa), es el fragmento que se consume en muchos países.

Ese trozo de la mata pasa por un proceso donde se seca y se cura, para que tenga mejor calidad al ser fumada. Estas flores tienen un aspecto frágil y pegostoso; siendo las de mejor calidad las que tienen una alta concentración de tricomas.

Los tricomas son el elemento clave para el consumo del cannabis. Estas glándulas o “pelos” que se encuentran en la superficie de la planta de cáñamo; tienen la función de producir terpenos y cannabinoides, los compuestos que producen el efecto del cannabis.

Cáñamo, un poco de su historia

Por sus múltiples propiedades, el cáñamo ha estado presente en nuestras vidas a lo largo de la historia de la humanidad. Incluso, muchas civilizaciones la consideraron una hierba sagrada, que ha contribuido con la evolución del hombre por milenios.

Desde hace unos ocho mil años, ya se explotaba en China. España se dispuso a cultivarla progresivamente durante siglos, pero actualmente se requiere un permiso especial para hacerlo.

De la planta se elaboraban ropajes, velas y piezas para embarcaciones o soga. De hecho, los aparejos que usó Cristóbal Colón en sus expediciones, la primera bandera y los documentos que hicieron oficial la independencia de los EE.UU., se fabricaron con hebras de Cannabis. Qué curioso, ¿no?

Lazo histórico en Callosa Segura

La región municipal Callosa de Segura, parte sureña de la Comunidad Valenciana; tiene un lazo histórico con la siembra y procesamiento de cáñamo para la fabricación de soga, mallas y otros implementos de pesca. Además de medicamentos, sin embargo, con el tiempo, los hilos hechos con Cannabis fueron sustituidos por desgracia para el medio ambiente por material sintético.

Aunque los aportes artesanales que le ha dado el cáñamo a Callosa de Segura durante muchos años; ha conservado algunas piezas, como testimonio cultural en el Museo del Cáñamo y su asociada Escuela de Labores Artesanales del Cáñamo.

Su declive llegaría en la década de 1930, cuando varias naciones desarrolladas iniciaron la creación de leyes que prohibían el cultivo, uso y consumo de la planta de marihuana, dejando reducido su cultivo a determinadas especies de cáñamo no consumibles.

Un multiusos llamado cáñamo

Cuando hablamos del cáñamo, mayormente pensamos en su uso recreativo o de colección. Lo cierto es que esta mata tiene una infinita variedad de aplicaciones:

  • Actualmente, aún se emplea para elaborar hebras textiles para cuerdas y telas, por ser un material resistente y ligero.
  • El sector medicinal aprovecha su aceite y granos,  para crear productos destinados al uso terapéutico.
  • Para fabricación de materiales para papelería.
  • Como aceite, crema, jabones, champú y otros cosméticos.
  • Partes textiles y plásticos para autos fabricados por prestigiosas marcas automotrices.
  • Alimento para animales.
  • Pintura y barniz.
  • Telas, ropa y vestidos.
  • Alimentos y suplementos vitamínicos para consumo humano.

También es cierto, que la mayoría de variedades de cáñamo que se usan para varios de los fines mencionados no son “fumables” ni producen una gran cantidad de resina/triomas. Nuestra marihuana es cultivada en indoor, con lamparas, y de una determinada manera para conseguir un producto estético, que podría ser de agradable consumo si se vendiera legalmente para fumar.

El cannabis y sus tipos

La familia de las cannabáceas, a la que pertenece el cáñamo; se caracteriza por sus flores de color verde intenso, numerosas ramas, hojas contrapuestas y tallos huecos que alcanzan casi los dos metros de altura. Por lo general, las hembras se cultivan lejos de los machos para evitar que se polinicen.

El cultivo de plantas de cáñamo se prohíbe en algunos países, debido a que la planta contiene un componente psicoactivo denominado THC (responsable de crear la sensación del “subidón”). Lo cierto es, que la concentración de este elemento es mínima, sólo el 1% o un nivel más bajo.

Algunos estudios mencionan que el Cannabis se clasifica en tres especies y una variada selección de subespecies. Estas especies son:

Cannabis sativa

Es una especie que se da en climas calurosos. Es una planta de considerable altura y delgadas hojas. El tiempo de maduración es de aproximadamente 10-15 semanas.

Sus propiedades ayudan a potenciar el desarrollo cerebral y otorga una sensación energética y vigorosa, que se manifiesta cuando se consume en el día. En el campo de la medicina, es ampliamente recomendada para tratar depresiones.

Son de alto THC y bajo CBD.

Cannabis indica

Esta planta de corta estatura, densa, de hojas amplias y de tono oscuro, se cultiva en climas ligeramente más bajos de temperatura. Su ciclo de maduración es más corto que el de la C. sativa, de al menos 6-8 semanas.

La indica es famosa por sus alto contenido en CBD y en brindar una gran sensación de relajación, es recomendada por los médicos a pacientes con problemas de ansiedad, dolores severos y náuseas.

Cannabis ruderalis

Esta planta presenta baja estatura y una etapa de floración más limitada que la C. indica. Es una subespecie de la C. sativa que se cultiva en climas fríos y tiene como lugares de origen al norte de Kazajistán y la parte sureña de Siberia. Su baja concentración de terpenos, le permite pasar inadvertida al ataque de insectos.

Su ciclo de maduración se produce alrededor de las 5-7 semanas de su crecimiento. Tiene como característica más llamativa la “autofloración”, que se da cuando la planta comienza a florecer por los cambios que ésta presente (hojas, edad); y no por su entorno. Sus aplicaciones son más que todo medicinales y ornamentales.

Es importante saber que, al decidirse por una especie en específico (Cannabis sativa, indica o ruderalis); es necesario comentar con un experto la sensación que se busca; en términos de dosificación, forma de consumo, tolerancia y el rango químico que tenga la planta, para tener una mayor efectividad durante el consumo.

Cannabis Híbrida

Sé lo que estás pensando “¿Y no eran 3 especies?”. Pues las híbridas también entran dentro de esta clasificación, pero más como una subespecie; ya que posee algunas variaciones que combinan rasgos de la sativa, indica y ruderalis.

Incluso, la mayoría de las plantas de marihuana que has escuchado quizás sean alguna clase híbrida. Gracias a la legalización de la marihuana en algunos países; se han dispuesto más técnicas para testear los genomas del cáñamo, que resultan más confiables que la palabrería de comerciantes ilegales.

Los mecanismos empleados para analizar la información que arrojan esas pruebas; pueden aportar datos sobre componentes químicos y reconocer variaciones en el gen de las cepas analizadas.

De acuerdo a estudios científicos, elementos clave como la densidad de terpenos y la relación de THC; son las causas más frecuentes para que existan alteraciones en las sensaciones psicoactivas y curativas del cáñamo. Y no por su tipo de clasificación.

Diferencias entre hachís, marihuana y cáñamo:

Marihuana, mota, cáñamo, hachís, hierba, polen… Quizás conversando con tus amigos o en alguna película, hayas escuchado estos y muchos otros nombres para referirse al Cannabis. Sin embargo, se diferencian en algunas cosas.

El cáñamo

Cuando se habla del cáñamo, la palabra se emplea frecuentemente para mencionar productos consumibles (ropa, soga o papel) o comida (semillas, dulces o aceite); mientras que la ciencia y la medicina usa siempre el término Cannabis.

Sin embargo, analógicamente, el cannabis es una referencia que muchos utilizan para hablar de la sustancia de aplicación recreativa. Actualmente, existen 52 diferentes tipos de cáñamo que la UE certifica para destinar su cultivo de forma comercial. Estas concentran unos 5-25% de CBD y apenas un 0.2% de THC.

Por este motivo, el cáñamo comercial es ideal para producir medicinas, marihuana de CBD y la elaboración de aceites.

La marihuana

La marihuana es una palabra derivada del mexicano y el español. Se usa para hacer referencia a la mata de Cannabis hembra y sus cogollos secos (en las plantas de Cannabis masculina no aplica el término, porque esta no produce flores consumibles).

Mayormente, la marihuana es cultivada sólo para fines recreativos. Aunque se ha legalizado en algunos países, sus gobiernos supervisan estrictamente las cosechas.

En este aspecto, las leyes europeas determinan que, para que la marihuana sea legal, debe tener una concentración de THC menor al 0.3%.

El hachís

Una palabra derivada del vocablo árabe hashish, es un producto creado a partir de la extracción de un bálsamo rico en tricomas del cogollo de la planta de Cannabis. Este bálsamo resinoso es comprimido en una concentración que varía en contexturas (ligera, fuerte, pegostosa, denso) y en coloraciones (parda, rubia, verdosa, roja).

Es más potente que la marihuana y se puede fumar en pipas, porros, hasta mezclarse con comidas. El procedimiento que usan los productores para obtener el hachís, es tamizarlo mientras está seco; o frotándolo a mano, usando gas butano para separar el bálsamo comprimido.

A través de este proceso, se logra una concentración de THC mucho más fuerte, de hasta el 70%; siendo la media general de un 25-40% de THC. En cuanto a los sabores, el hachís tiene un gusto más inciensado. El de la marihuana tiende a saber más dulzón. Todo depende de la técnica, material y calidad de ambos.

¿Cómo se realiza el proceso para cultivar la marihuana?

En el transcurso del tiempo, la marihuana ha encontrado cada vez más aceptación en el campo medicinal y recreativo. Siendo la plantación de cáñamo personal un método que ha ganado popularidad, para aquellas personas que están iniciándose en el ramo, así como la producción en grandes cantidades.

El cultivo personal puede convertirse en una manera grata y eficaz de obtener Cannabis para tu consumo. Sin embargo, debido a los años que ha pasado inadvertida, hallar un manual adecuado que hable del cultivo de María, es una tarea nada sencilla.

Pero aquí mostramos paso a paso, cómo es el procedimiento y cómo poder obtener el preciado cogollo María.

Aire libre o interior, ¿cuál es la mejor forma de cultivar plantas de cáñamo?

El cultivo de marihuana dista mucho del realizado con otras plantas caseras, por lo que requerirá de grandes cuidados, ya que la técnica que se emplee puede influenciar en los resultados y en el proceso significativamente.

Proceso al aire libre

Esta sería la elección ideal para muchos; puesto que sería una forma bastante similar a la jardinería tradicional, que no necesita obligatoriamente la construcción de un terreno artificial dentro de la casa. En este aspecto, hay que tener en cuenta que, con la estructura de suelo, la mata no necesita que se le añadan nutrientes.

Sin embargo, el cultivo de Cannabis al aire libre puede presentar inconvenientes, si se excede en el riego y el impacto que pueda tener el cambio climático en la planta. Las precipitaciones y el viento pueden afectar los componentes del cáñamo y quebrar sus tallos; pueden producirse plagas, y además, la lluvia puede crear cogollos con hongos.

Para minimizar riesgos, se puede proteger la plantación de cáñamo con invernaderos, cubrirlas cuando se produzca un aguacero y ser moderados con el riego dependiendo del caso.

Proceso al interior

Muchos consideran que la marihuana que se cultiva y crece en el interior de las casas, produce matas de gran calidad. Esto sucede por una mayor productividad de los componentes del Cannabis que nacen de este tipo de siembra. También, cuando se siembra de esta forma, se tiene más control en las etapas de crecimiento y los cogollos son más resinosos y aromáticos.

Esto hace que incrementen o disminuyan los atributos propios del cáñamo; por los cambios que se dan en su ambiente. Pero este método de sembrar plantas de María en interiores, exige bastante atención, tiempo y equipos adecuados.

Para la distribución del aire, luz y humedad, se pueden encontrar equipos que puedan controlar a la perfección el entorno de la planta. De igual forma, los cultivadores deben escoger un procedimiento de siembra, debido a que las alternativas varían cuando las matas se siembran en casa. Aunque se necesita una gran inversión en armarios de cultivo, lamparas, luz, humidificadores, filtros… Y bastante equipamiento especializado.

Además, podemos mencionar otros métodos de cultivo a mayor escala del Cannabis, entre ellos destacan:

Estructuras hidropónicas

Esta técnica se refiere además de lo anterior a colocar los retoños en agua, agregándoles componentes nutricionales a diario. Esto hace que los tallos de la mata absorban directamente las propiedades de los componentes que se le agreguen por medio del agua.

De este modo, se evita el derroche de energía para producir sistemas de cepas. Las matas pueden incrementar su altura y tener un mejor desempeño. Por estas razones, muchos productores acuden a las estructuras hidropónicas; porque esto les aporta una mayor efectividad a los cogollos y esto es fundamental para la siembra.

Aunque este procedimiento resulte un gran avance; los grados de acidez del agua (pH), la temperatura y la condensación de sustancias nutritivas, debe ser chequeadas y modificadas en varias ocasiones durante el día.

Estructuras de conchas de coco

Probablemente el menos conocido; este método no utiliza tierra, sino que usa conchas de coco para preservar las cepas de la planta de Cannabis. Este sistema le brinda un adecuado abastecimiento de oxígeno a los tallos. Como en el caso de las estructuras hidropónicas, son necesarios los nutrientes y líquido extra a diario.

Las hebras de la concha de coco es un método intermedio entre el procedimiento a nivel de suelo y las estructuras hidropónicas; debido a que esta técnica hará crecer mucho más a la planta y aumentará su desempeño. Pero más efectivo que el método de siembra a nivel de suelo y sin las exigencias de la técnica hidropónica. Se requiere el material especializado del cultivo indoor.

Viveros

Son construcciones que se caracterizan por sus paredes translúcidas y estructuras ambientales controladas de manera artificial; para que los cultivos de Cannabis puedan crecer adecuadamente.

Aunque los viveros se utilicen para incluir métodos de siembra algo complejos, como los hidropónicos y la técnica con conchas de coco; igualmente se emplean para facilitar un ambiente más seguro a las matas de cáñamo sembradas en el suelo.

De hecho, el sistema de siembra en suelo para viveros, crea un entorno más estable y seguro para los cultivos; ante los aguaceros y el viento. Estos elementos de la naturaleza pueden causar daños severos a los retoños y disminuir la efectividad de las propiedades en las plantas.

Sembrando las semillas

Una vez tomada la decisión de qué, cómo y dónde se van a cultivar los granos de cáñamo. ¿Sabes lo que sigue? Veamos:

Línea temporal de la siembra de Cannabis

 

Cuando se cultivan plantas de cáñamo bajo techo, estos cuentan con su propia iluminación, distribución de aire, calefacción y sistema de riego esenciales para la siembra. Son elementos que facilitan el proceso de cultivo sin importar la estación del año en que se encuentre.

Aunque, para los cultivadores en exteriores, el período de desarrollo y recolección de las plantas de cáñamo, se vincula a ciertas condiciones; como el punto geográfico y las consecuencias creadas por los cambios climáticos de la localidad.

Por ejemplo, el equinoccio primaveral es una buena señal para saber exactamente cuándo iniciar el proceso de siembra en exteriores, en el hemisferio norte. El solsticio veraniego es ideal para exponer las plantas al sol. El equinoccio otoñal es beneficioso para la recolección, y el proceso curativo y secado es necesario hacerlos con más tiempo de anticipación a la llegada del solsticio invernal.

El germinado

Para aquellos jardineros amateurs, les resultará común este término; ya que representa un aviso para indicar que las semillas están creciendo. Para llegar a este paso, se pueden aplicar una variedad de técnicas; como la del papel sanitario, cultivo directo en suelo, las tapas para plántulas, el baño nocturno, entre otros.

Normalmente, el proceso de germinado requiere de 1-7 días para que se produzca. Sin embargo, algunos opinan que los granos de cáñamo tardan más, pero son opiniones que carecen de fundamentos.

Para iniciar el ciclo de germinado de granos de Cannabis; pon los granos envueltos en papel sanitario húmedo, guárdalos en un sitio con clima entre caliente y húmedo hasta que se genere el germinado. O también, puedes ponerlas en un florero con una solución y agua. Luego debes aguardar a que comiencen a producir los retoños.

Los plantínes

Después de que germinen tus granos de marihuana, ahora se convierten en plantínes. Ya cuando las matas empiezan a notarse más resistentes (transcurridos uno diez días de su etapa de desarrollo); y presenten una sana formación de tallos, ya está lista para ser cambiada a otro lugar.

El florecimiento

Transcurrida la etapa de crecimiento, en aproximadamente unas 6-12 semanas, tus granos de cáñamo ahora se encuentran en el ciclo de florescencia. Este ciclo es una pequeña muestra de cómo resultará la cosecha de marihuana; debido a que está pequeña “flor de cáñamo” pasará a convertirse en el retoño.

Tiempo después, ese retoño será recolectado y dispuesto para su consumo. Estos retoños lucirán igual que los cogollos del período preliminar. Aunque empezarán a brotar pequeños pelos, que son los tricomas. Estos filamentos son fundamentales, debido a que esto indica que la mata es femenina.

Si en el primer cogollo le nace una pequeña porción, similar a una uva, quiere decir que la mata es macho y debes sacarla de tu siembra; ya que el objetivo es que tu cultivo produzca cogollos de María para que las puedas consumir.

Las plantas de cáñamo también se clasifican por géneros masculino y femenino (bisexual); mostrando componentes masculinos que se asemejan a una uva con “pelos” femeninos. Es importante saber que las matas que son bisexuales o hermafroditas, tienen una efectividad mucho más baja que las femeninas.

La recolección

 

Los cogollos María seguirán su crecimiento por un período que va de siete a once semanas. Cuando estos ya se encuentren maduros, será el momento de recogerlos. El tiempo es el indicador ideal para la recolección, así como el color de los tricomas.

Los tricomas son sustancias que se asemejan mucho al barniz y se forman en la parte externa de los retoños. Muestra una apariencia similar a los granitos de azúcar. Cuando los tricomas pasan de un aspecto traslúcido al opaco, las flores ya están dispuestas para ser recogidas.

Al momento en que los tricomas que se encuentran sobre los cogollos del cáñamo cambian de un color blancuzco al pardo; es señal de que ya están maduros y deben ser retirados.

Para recoger las flores, se corta el brote principal de la planta de cáñamo o se cortan los brotes divididos; para apartar las flores que estén más maduras. Para ello, se deberá hacer un recorte a las hojas de los retoños recogidos. Esto se puede hacer de una vez o después de haber realizado el secado.

Cuando procedes a recortar de una vez, el tricoma que brota y se esparce sobre tus manos y tijeras, tiene un aspecto visual que resulta atractivo. Pero cuando lo haces después del proceso de secado, también deben secarse los brotes de mayor volumen. Sin embargo, esto hace que se pierda una menor cantidad de tricomas.

El curtido

 

Luego de ser recogidos de la mata, los cogollos de María deben ser secados para que después sean curados. Estos dos procesos son fundamentales para asegurarse de que no queden rastros de humedad.

También, es una manera de evitar que crezcan hongos y alargar el período de vida, cuando la marihuana ya procesada se almacene. El terpeno es un componente orgánico que le brinda a las variadas especies de cáñamo, su fragancia y sabor característicos. Por lo que el proceso de curtido conserva estas propiedades.

Los terpenos tienen cierto nivel de volatilidad por lo que es de suma importancia que no se exceda el grado de calentamiento durante el procedimiento del curtido. De esta forma, los cogollos no pierden sus propiedades y se conservan en perfecto estado.

La técnica de secado se puede hacer de varias formas

En vigas de secado o en algún lugar que sea espacioso. Debe contar con corrientes de aire apropiadas, temperaturas que oscilen los 20°C o se aproximen a los 70°F; y además alcance el 50% de saturación, para que el procedimiento de secado se prolongue.

Ya cuando las flores estén secas, es el momento de curarlas. Para ello, se colocan en recipientes cerrados, los cuales deben ser abiertos una vez al día en las dos semanas iniciales del curtido; para comprobar si hay hongos y garantizar el abastecimiento ideal de aire necesario.

Casi a las dos semanas del proceso de curtido, las flores tienen que estar sumamente secas; para que sólo requiera una supervisión cada quince días y se sustituya el aire. Con 4 semanas de curtido bastan, para que las flores de marihuana sean secadas y maduradas.

Siembra exitosa de Cannabis

Luego de haber completado con éxito los métodos de secado y maduración de las flores de cáñamo, ya finaliza el proceso de siembra de Cannabis. Si se cambian los granos de marihuana, se modifican los procedimientos o el sistema de recolección; esto podría alterar el desempeño, atributos e identidad en el resultado final.

Ten en cuenta que, cuando se cultiva marihuana es como sembrar cualquier otra especie de mata, pero con algunos retos durante el proceso. Siempre y cuando las leyes de tu localidad lo permitan; todo aquel cultivador amateur que desee sembrar y recolectar su propia marihuana, lo puede hacer.

Circunstancias legales actuales de la marihuana

Aún en la actualidad, no es común que existan leyes que permitan la siembra y cosecha de cogollos de marihuana. Algunas naciones pertenecientes a la UE, exigen a los cultivadores la debida documentación y licencia particular para poder practicar el cultivo de Cannabis.

En otros países, sólo basta con informarles a las agencias gubernamentales autorizadas, que se va a realizar la siembra de cáñamo. En otras palabras, los agricultores de Cannabis, tienen la obligación de usar semillas de marihuana certificadas por granjas autorizadas con bajas concentraciones de THC.

En el caso de los vendedores de semillas de Cannabis; deben presentar obligatoriamente documentación especial para un procedimiento que instaura una vía de protección legal, para los cultivadores contra la fiscalía.

Generalmente, los cogollos de María que se usan para tratamientos terapéuticos O curativos, se obtienen con altas concentraciones de CBD y bajas de THC. El cáñamo medicinal se ha legalizado, pero con limitaciones para su siembra en algunos estados.

Los grandes beneficios que brinda el cáñamo

Con todas las limitaciones y prohibiciones que han puesto sobre el consumo y cultivo de Cannabis, por la Convención Única de Estupefacientes de la ONU, desde 1961; esto ha creado un obstáculo que impide el estudio del cáñamo en profundidad.

Incluso, a pesar de dichas restricciones, se han logrado identificar una gran cantidad de propiedades que brinda el consumo de Cannabis; sobre todo para la parte medicinal.

Un gran número de pacientes consumen marihuana porque se han dado cuenta del enorme potencial curativo que les otorga. Además, les resulta una opción más confiable, en comparación a medicamentos habituales que podrían empeorar su salud o sufrir los efectos secundarios de tales medicinas.

Y es que el Cannabis contiene tantos componentes y tratamientos para enfermedades que podríamos citar:

  • Epilepsia
  • Glaucoma
  • Ansiedad
  • Tumores cancerosos
  • Disminuye el avance del Alzheimer
  • Calma los dolores producidos por la esclerosis múltiple
  • Relaja probablemente variantes de espasmos musculares
  • Reduce reacciones generadas por tratamiento por hepatitis C y, a su vez; aumentar la efectividad del propio tratamiento
  • Combate enfermedades relacionadas con el intestino inflamado. Inclusive, la enfermedad de Crohn
  • Malestar por artritis
  • Disminuye el temblor en pacientes con Mal de Parkinson
  • Es una alternativa válida para tratar Trastorno por Estrés Postraumático
  • Combate el insomnio
  • Clama las náuseas provocadas por la quimioterapia e incita el apetito
  • Es el mejor aliado para disminuir la ingesta de bebidas alcohólicas

 

El Cannabis al servicio de la humanidad

Sin lugar a dudas, y a pesar de las restricciones, la industria del Cannabis ha sido capaz de alcanzar importantes avances tecnológicos y medicinales en las últimas décadas. Sin embargo, esto no ha bastado para crear conciencia en políticos, autoridades y burócratas públicos.

Esto quiere decir que las leyes y normativas que apoyen e incentiven la siembra y métodos para procesar el cáñamo, se han dejado atrás. También, las incongruencias en cuanto a las técnicas y procedimientos empleados para realizar pruebas y analizar ejemplares de cogollos de María, también retrasan los procesos.

Aunque, como hemos podido apreciar, el Cannabis brinda una infinidad de aportes y beneficios para todos. Desde incentivar el empleo, estimular la economía, hasta el descubrimiento de nuevos tratamientos medicinales, crear bienestar en sus consumidores y una mejor calidad de vida.

De igual manera, el cáñamo es aprovechado por la industria para fabricar infinidades de productos. Que van desde calzado, ropa y vestidos, cremas, alimentos, suplementos vitamínicos, hasta piezas y suministros, tanto para la industria automotriz como la de construcción.

Por lo tanto ¿No sería mejor para los gobiernos apoyar el estudio e investigación a fondo de las propiedades y componentes naturales del cáñamo? ¿No es su labor mejorar y garantizar la calidad de vida de sus habitantes? Quizás, en un futuro cercano, estas interrogantes sean respondidas y se llegue a la solución esperada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar